Averías habituales en los frenos de un coche

Los frenos de un coche son un sistema crítico de seguridad que permite controlar la velocidad y detener el vehículo de manera segura. Las averías en los frenos pueden ser muy peligrosas, por lo que es importante estar alerta a los signos de problemas y realizar un mantenimiento preventivo regular. 

averías frenos coche

Averías en los frenos del coche más comunes

A continuación, explicamos algunas de las averías habituales en los frenos de un coche que llegan a nuestros talleres mecánicos en Coslada y Madrid

Desgaste de las pastillas de freno

Las pastillas de freno son las piezas que hacen contacto con el disco de freno para detener el coche. Con el tiempo, las pastillas se desgastan y deben ser reemplazadas para garantizar la seguridad y eficacia del frenado. 

El desgaste de las pastillas de freno se debe principalmente al contacto constante entre las pastillas y el disco de freno cuando se aplica el freno. 

A medida que las pastillas se frotan contra el disco de freno, el material de las pastillas se desgasta gradualmente. El desgaste de las pastillas de freno también puede ser causado por factores como una conducción agresiva, un mantenimiento inadecuado, el peso del vehículo y la calidad de las pastillas.

Consecuencias del desgaste 

El desgaste de las pastillas de freno puede tener graves consecuencias en la seguridad y el rendimiento del sistema de frenos. Si las pastillas de freno están demasiado desgastadas, pueden perder su capacidad de frenado y pueden tardar más tiempo en detener el coche. Esto puede aumentar el riesgo de accidentes, especialmente en situaciones de emergencia o en condiciones de conducción adversas, como la lluvia o la nieve.

Asimismo, el desgaste excesivo de las pastillas de freno también puede dañar el disco de freno. Cuando las pastillas están desgastadas, la superficie de las pastillas se vuelve áspera y puede dañar la superficie del disco de freno. Si se ignora el desgaste excesivo de las pastillas, puede llevar a dañar el disco de freno, lo que puede resultar en un costoso reemplazo del sistema completo.

Fugas de líquido de frenos

El líquido de frenos es un componente vital del sistema de frenos que ayuda a transmitir la fuerza del pedal de freno a las pastillas. Si hay una fuga en el sistema, la cantidad de líquido de frenos disminuirá y se requerirá más fuerza del pedal para frenar el coche. 

Origen y consecuencias de la fuga de líquido de frenos

La fuga puede deberse a una manguera rota, un cilindro maestro defectuoso, un caliper de freno con fugas, entre otros.

La causa más común es el desgaste o la rotura de los sellos y las juntas en el sistema de frenos. 

El líquido de frenos también puede filtrarse a través de las conexiones de las tuberías y mangueras que componen el sistema de frenos. 

Del mismo modo, una mala instalación o mantenimiento inadecuado del sistema de frenos también puede provocar fugas de líquido.

Disco de freno desgastado

El disco de freno es la superficie sobre la que las pastillas de freno hacen contacto para detener el coche. Con el tiempo, el disco puede desgastarse y tener una superficie irregular, lo que puede llevar a una frenada menos eficiente y puede provocar vibraciones y ruidos al frenar.

Pero las consecuencias no se quedan ahí: 

  1. Disminución del rendimiento de frenado: Si el disco de freno está desgastado, no será capaz de proporcionar la fricción necesaria para detener el vehículo con la misma eficacia.
  2. Vibración y ruido al frenar: Un disco de freno desgastado puede provocar vibración y ruido al frenar o que las pastillas de freno se desgasten de manera irregular.
  3. Mayor desgaste de las pastillas de freno: Si el disco de freno está desgastado, la pastilla de freno debe presionar con más fuerza para generar la fricción necesaria para detener el vehículo. 
  4. Sobrecalentamiento del sistema de frenos: Si el disco de freno está desgastado, la fricción generada durante el frenado se concentra en una superficie más pequeña del disco. Esto aumenta la temperatura del disco de freno y del sistema de frenos en general, lo que puede derivar en una pérdida temporal de la eficacia de frenado y, en casos extremos, una falla total del sistema de frenos.

Calipers de freno atascados

Los calipers de freno son los componentes que sujetan las pastillas de freno y aplican la presión para frenar el coche. 

Si el caliper se atasca, puede provocar que la pastilla de freno esté en contacto constante con el disco de freno, lo que puede causar un desgaste rápido y una reducción en la eficacia del frenado. 

Este tipo de averías en los frenos del coche se puede deber a varios factores:

  • Acumulación de suciedad y óxido
  • Fuga de líquido de frenos
  • Problemas en el cilindro maestro de frenos
  • Problemas en la manguera de frenos

Pedal de freno suave

Un pedal de freno suave es una situación en la que el pedal de freno se siente esponjoso o con poco tacto al presionarlo, lo que significa que se requiere más presión en el pedal para detener el vehículo.

¿Por qué se produce este fallo? Las causas pueden ser varias: 

  • Falta de líquido de frenos.
  • Aire en el sistema de frenos.
  • Pastillas de freno desgastadas.

Como consecuencia, nos podemos enfrentar a una menor eficacia en el frenado, con mayor distancia de frenado, o un sobrecalentamiento del sistema.

Ruido al frenar

Si escuchas un chirrido, chillido o gruñido al frenar, puede ser un signo de desgaste excesivo en las pastillas de freno. 

Si el ruido es un golpe o un ruido metálico, puede ser un signo de un disco de freno desgastado o deformado.

Ante el mínimo fallo o síntoma de avería en los frenos acude al taller

Como has podido comprobar, cualquiera de las averías en los frenos de un coche puede tener graves consecuencias para tu seguridad y la de todos los usuarios de la vía. De ahí que insistamos tanto en hacer las revisiones periódicas de los sistemas de frenado y acudir al taller en cuanto sientas que algo no va bien. 

Recuerda que además, en nuestros talleres en Madrid y Coslada disponemos de ofertas en pastillas y líquido de frenos mensuales. Gana en seguridad, con un servicio profesional y ahorra en costes. ¡Qué más se puede pedir!

LLAME AHORA